Banner

Facebook Twitter Google+ Tutoriales

Para tejer mis amigurumis uso cashmilon semigordo (lana de grosor intermedio, de 4 hebras) y aguja de crochet de 4 mm, pero según la tensión que cada uno le dé al tejido, se puede usar cualquier tamaño entre 2,5 y 5 mm. Lo ideal es que el trabajo quede lo suficientemente ajustado para que el relleno no sea visible. Para rellenar uso vellón siliconado como el que lleva cualquier muñeco de peluche. Este material permite lavarlo sin problemas ya que luego recuperará su forma.

Al terminar cada pieza se deja bastante hebra que luego se usa para unir entre sí las piezas con una aguja de coser lana (con punta roma para no dañar las hebras).

 

TÉCNICAS BÁSICAS

Los amigurumis se arman a partir de unas pocas piezas básicas, generalmente esferas, cilindros, etc.

Cualquiera de estas piezas se comienza con una cadena de base o una anilla mágica.

Cadena de base

Para tejer una cadena, lo primero es hacer el punto de inicio, que no es más que un nudo simple donde la aguja queda atrapada de manera holgada.

Luego tomamos el hilo y lo sacamos por el agujero donde está metida la aguja, con el gancho viendo hacia nosotros y teniendo el nudito con el dedo pulgar.

La aguja quedará metida en un nuevo hoyo, logrando así nuestra primera cadena. Repetimos las veces que sean necesarias.

 

Cuando tejemos a crochet, el trabajo tiende a quedar al revés. Por eso hay que tener en cuenta que el lado "correcto" del tejido, el que quedará hacia afuera, es el que muestra una serie de formas en "V" bien definidas.

 

Medio Punto

El punto más usado en los amigurumis es el medio punto (MP) o punto bajo.

Una vez que terminamos nuestra cadena de base, insertamos la aguja en el segundo punto contando desde el final. Ya estando adentro, tomamos el hilo y lo sacamos por este mismo punto. Si lo hicimos correctamente, nuestra aguja estará dentro de 2 aros de hilo.

Procedemos a tomar el hilo una vez más pero esta vez sacándolo a través de los 2 puntos, quedando así formado nuestro medio punto.

 

Aumentos y disminuciones

Para crear las formas de círculos y esferas vamos a combinar los MP formando aumentos y disminuciones.

Un aumento consiste simplemente en tejer 2 MP en el mismo punto base.

 

Para hacer una disminución, si bien podemos saltar un punto de base, nosotros lo haremos así: al tejer un punto lo dejamos sin cerrar, tejemos el siguiente punto y cerramos los dos puntos juntos.

 

Otros puntos

Las piezas suelen cerrarse con un punto raso o enano: introducimos la aguja en el punto a trabajar, tomamos el hilo y lo hacemos pasar a la vez por este punto y por el de la aguja.

 

 

Otro punto muy utilizado es la vareta (también llamado punto alto).

Hacer una lazada en la aguja, introducirla en el tercer punto de la cadena contando desde la aguja. Enlazar la hebra y sacarla hacia adelante. Quedan 3 puntos en la aguja.

Con una lazada cerrar 2 cadenas de la aguja. Con otra lazada cerrar las 2 cadenas restantes.

 

 

La media vareta comienza igual, pero al quedar 3 puntos en la aguja volvemos a enlazar la hebra y sacamos los 3 puntos de una sola vez.

 

 

Otra técnica que vamos a utilizar es el Punto Rulo o Bucle.

Tomamos un cartón del ancho que se le quiere dar a los rulos y lo ponemos por detrás de la cadena. Insertamos la aguja, llevamos la hebra alrededor del cartón y tejemos 1 MP. Repetimos tantos P como sea necesario.

 

Anilla mágica

Algunos de nuestros proyectos comienzan con una anilla mágica o anilla ajustable.

Para ello, vamos a dar una vuelta de hilo alrededor de un dedo. Meter la aguja por dentro del bucle cuidando que la hebra para tejer quede atrás, enganchar la hebra y sacarla por debajo del mismo hacia adelante.

Enlazar la aguja, pasarla por el punto y tensarlo (este punto no va a contar como primera cadena).

 

Ahora cada punto lo hacemos metiendo de nuevo la aguja de adelante hacia atrás trayendo la hebra. Nos quedan 2 P en la aguja. Volvemos a traer la hebra para cerrar los 2 P juntos.

Una vez realizados tantos puntos como se requiera, tirar del hilo interior para cerrar el anillo. La ventaja de esta técnica es que no nos queda un agujero en el centro de la vuelta inicial.

 

 

CONSEJOS

Truquito para el cambio de color: cada vez que vamos a cambiar de color, completar el MP con la hebra del nuevo color, es decir que al tener en la aguja los 2 puntos, los cerramos con el otro color.

 

Otro datito: en crochet suele pasar que sin querer tejemos aumentos o disminuciones donde no hay que hacerlas. Esto cambia el número de puntos, pero ¡No te preocupes! Esto no va a modificar demasiado el resultado final.